Bodas

El fin de semana pasado acudimos a una de las bodas más bonitas que hemos asistido, se trata de la celebración entre Casandra y Fernando. Con 8 años de novios, los Tapatíos decidieron casarse en una de las haciendas más antiguas de Cuernavaca.
Muy cerca del centro de Morelos se ubicaba la hacienda San Marcos, con más de 155 años de antigüedad, era el sitio perfecto para celebrar una hermosa boda. Apartaron el lugar, las habitaciones y la iglesia con 1 año y medio de anticipación. Sinceramente la organización y la planeación fueron muy correctas por parte del Weeding Planner.
Se dio inicio en la iglesia de la hacienda, grandísima ventaja que el recinto tuviera una. La ceremonia duró muy poco tiempo ya que los novios no eran 100% creyentes pero la presión de sus padres les obligo a realizarlas. La fiesta comenzó desde temprano con un almuerzo en el jardín lateral.
Después se realizó una ceremonia espiritual, en donde la pareja se prometía brindar eternamente la mejor energía posible en toda la relación. Vestidos de blanco y con un maestro de ceremonias, los invitados fueron cerrando el circulo hasta que eran casi participes de aquello. La ceremonia fue impactante para todos, nadie se esperaba eso. Como expertos en eventos, esa realización fue algo totalmente nuevo en una boda.
Al final se ofreció la comida, el baile y el festejo que naturalmente ocurren. Lo más emotivo de la boda fue el baile de pareja en donde los sorprendió una banda en vivo para tocar la canción de los novios. Decidimos ponerle un 10 de 10 a esa celebración ya que no se sintió la pesadez que casi todas las bodas dan. Al final felicitamos a Casandra y Fernando por la bonita boda y les deseamos todos los éxitos que se propongan en su vida de pareja.